1. Pregunte: ¿Cuáles son sus calificaciones? / ¿Tiene licencia y seguro?

La primera pregunta que debe hacerse es si un posible cerrajero está calificado o no para realizar la tarea. Está absolutamente bien preguntar sobre la experiencia, la capacitación y las calificaciones de un cerrajero que pueda poseer. También puede preguntar sobre su licencia, pero esto solo es válido en estados específicos, por lo que puede que no siempre sea relevante.

También es una buena idea ver si un cerrajero está vinculado y asegurado para mayor seguridad. En realidad, cualquier buen cerrajero siempre estará asegurado, por lo que es imprescindible.

  1. Pregunte: ¿Sus empleados están igual de calificados?

Si está pensando en trabajar con una empresa que emplea a muchos cerrajeros, averigüe cómo prueban y contratan a su personal. ¿Revisan los antecedentes de sus empleados y qué credenciales tienen?

  1. Pregunte: ¿Qué servicios ofrecen?

El siguiente paso es determinar si cierto cerrajero realmente puede ayudarlo. Cuando necesite una evaluación de seguridad para sus lugares de trabajo, llamar a un cerrajero doméstico no lo ayudará. Infórmese sobre el servicio de cerrajería preciso que está buscando, así como las diversas opciones disponibles. Nunca se sabe cuándo necesitará el mismo cerrajero para un trabajo diferente.

  1. Pregunte: ¿Qué tan pronto puede estar aquí?

Un cerrajero calificado puede ayudarlo en 30 minutos o menos, especialmente si se trata de un caso de emergencia. Si el cerrajero estima horas antes de poder atenderlo, mejor llame a otra persona.

  1. Pregunte: ¿Cuánto costará?

Debe solicitar una cotización de los servicios que necesita. Esto le ayudará a comparar costos y planificar la tarea. Es crucial evitar aceptar cotizaciones por teléfono. Solo firme una cotización después de que un cerrajero haya evaluado personalmente el trabajo que debe realizarse.

Siga estos pasos y puede estar seguro de que está contratando el trato real.